Radio Nacional de Bulgaria © 2020 Todos los derechos reservados

El Ejército de Trabajo y la salvación de los judíos búlgaros

En las puertas de entrada de algunos de los campos de exterminio nazis solía aparecer la cínica frase “Arbeit macht frei”, “El trabajo te hace libre”. Hay que decir, sin ironía alguna pero con las lágrimas de un realismo muy amargo, que durante la II Guerra Mundial en Bulgaria muchos de los judíos búlgaros fueron salvados precisamente por medio de su movilización en el Ejército de Trabajo. En torno a este tema ha versado una mesa redonda organizada por el Instituto de Estudios Históricos de la Academia de Ciencias de Bulgaria. Por los nuevos monumentos erigidos en Bulgaria y dedicados a “Los judíos de los grupos de trabajo, víctimas del Holocausto: 1941-1944” el tema ha tenido el polémico título “El trabajo en el Ejército de los judíos en la II Guerra Mundial, ¿plan de salvación o medida represiva?”.

Breznik, inauguración de la placa conmemorativa “A los judíos del Ejército de Trabajo, víctimas del Holocausto - 1941 - 1944”Petar Nikolov, viceministro de Educación, ha dejado abierto el foro diciendo que la salvación de los judíos búlgaros no se produjo de alguna manera épica sino gracias a los esfuerzos directos de numerosos búlgaros que encontraron su forma personal para hacerlo.

Los búlgaros hemos llegado a tener un concepto muy nítido de lo que es el humanitarismo, de lo que significa el comportamiento con respecto al ser humano a tu lado, con respecto a tu colega, destaca el viceministro de Educación. Cualesquiera que sean la moda mundial y la ideología dominante, el búlgaro es una persona que simplemente tiende a ser humanitaria. Procura seguir siendo un ser humano humanitario, continuar siendo sensato. La verdadera dignidad del búlgaro reside en su sentido común. Fue justamente aquel sentido común que latía en el fuero interno del búlgaro, independientemente de lo que se comentaba en la gran política en el escenario mundial, el que salvó a los judíos búlgaros.

La ponencia principal ha sido la del coronel Dimitar Nedyalkov, de la Academia Militar “G.S. Rakovski”, que ha aducido documentos inéditos del Archivo Militar. Según los mismos, el trabajo hecho por los judíos en el Ejército del Trabajo se ajustaba íntegramente a la Ley de las Fuerzas Militares del año 1940, que regulaba las condiciones de vida y de trabajo de todas las personas movilizadas en el sistema militar de trabajo y en el ejército. En el año 1944 los efectivos del Ejército del Trabajo sumaban 90 000, de los cuales poco más de 12 000, o sea un 15%, eran judíos. Sin minimizar las manifestaciones de antisemitismo de individuos aislados del sistema, el resultado final es la salvación de las vidas de miles de judíos búlgaros que por sus obras fueron demostrando reiteradamente su enorme apego al Estado y a la nación búlgaros.

Las unidades del ejército del trabajo fueron la herramienta por medio de la cual acabaron salvados los judíos búlgaros, señala el coronel Dimitar Nedyalkov. Aquel esfuerzo llegó a tener carácter sistemático y no fue fruto de determinado círculo de personas. Cabe empezar por el rey Boris III, como comandante supremo de las FF.AA., para luego cruzar por el comandante del ejército operativo, por el del Ejército de Trabajo hasta llegar al efectivo de ínfimo rango. La mayoría de los judíos búlgaros hicieron el servicio militar en las unidades del Ejército de Trabajo. Éste no se había constituido para acoger en sus filas únicamente a los ciudadanos búlgaros de origen judío ya que, hasta el año 1945 en esas unidades había hecho la mili casi medio millón de búlgaros de origen. Por su esencia una unidad para ejercer trabajo en ella es un cuartel de un destacamento de trabajadores. Me sorprendió el hecho de toparme en el archivo militar con documentos de suma importancia que nadie había tocado.

Hasta por la lectura somera de los documentos se comprueba que el desvelo fundamental de los mandos del Ejército de Trabajo apuntaba a proteger a los judíos de la mejor forma posible. Ya desde comienzos de 1941 se señalaba expresamente sobre éstos que tenían derechos y deberes iguales a los demás efectivos, y sobre todo, a los de los búlgaros de origen. A pesar de la aprobada Ley de Defensa de la Nación honró a los altos mandos militares y, personalmente, al rey - por medio del cual se debería hacer algún cambio - el que la Ley de las Fuerzas Militares no fuera alterada y siguiera con el mismo contenido del año 1940.Y es que todo cuanto concernía al servicio en el ejército de los ciudadanos búlgaros, una parte de los cuales eran de origen judío, se mantenía en conformidad con la citada ley.

La salvación de los judíos búlgaros presenta características únicas en su género. No hay otro país del mundo que de esta forma haya salvado a tal cantidad de seres humanos de - insisto en ello- un problema importado de fuera de represalias. El ejército búlgaro fue el instrumento esencial para hacerlo y ello no tuvo carácter aleatorio, enfatiza el coronel Dimitar Nedyalkov.

La organización de los judíos en Bulgaria, Shalom, discrepa de la interpretación de los hechos y documentos citados por los estudiosos del tema. Alexander Oscar, presidente de esta organización judía en Bulgaria, ha anunciado, entrevistado por Radio Nacional de Bulgaria, que su organización está confeccionando una declaración al presidente de la Academia de Ciencias de Bulgaria reclamando que la Academia se desmarque rotundamente de las posiciones expuestas en la mesa redonda nacional.

Versión en español por Mijail Mijailov

Fotos: Agencia Estatal de Archivos, Ivo Ivanov

Galería

Más de la sección

Un icono mosaico búlgaro está entre los más venerados en Nazaret

La ciudad israelí Nazaret es conocida como “la flor de Galilea”, así como “la ciudad de la Anunciación”, el lugar donde la Virgen María recibió la buena nueva de que había sido escogida para dar a luz al Hijo de Dios. Otrora vivieron en..

Actualizado el 26/03/20 01:16

El padre Ánguel Ánguelov: “La fuerte fe que tenemos desde hace siglos nos ayudará a superar fácilmente el reto”

La iglesia de Santa Sofía, que se yergue en el centro de la capital búlgara, es una parte inseparable de la historia de la ciudad y es considerada como uno de sus símbolos. En palabras del padre Ánguel Ánguelov, responsable del templo,..

Publicado el 25/03/20 12:21

Tres joyas arquitectónicas de la antigua capital búlgara de Veliko Tarnovo

La ciudad de Veliko Tarnovo tiene su lugar especial en el corazón de cada búlgaro. Hasta hoy en día sigue conservando y manteniendo viva la memoria histórica de su grandeza como capital antigua del Segundo Reino Búlgaro. Incluso después de su conquista..

Publicado el 18/03/20 12:21