Radio Nacional de Bulgaria © 2020 Todos los derechos reservados

La Reunificación entre el Norte y el Sur de Bulgaria

“La proclamación de la Unificación”, por Atanas Zhekov
Foto: muzeini-relikvi.net
El 6 de septiembre de 1885 se asocia a uno de los acontecimientos de mayor júbilo de la historia de Bulgaria: la Reunificación del norte y el sur de Bulgaria. La unificación se produjo 7 años después de la liberación del país de los cinco siglos de dominio otomano, lograda en la guerra ruso-turca de 1877 a 1878. Aquella contiende concluyó con la firma de un tratado de paz en San Stefano, suburbio de Estambul.

En virtud del tratado al nuevo Estado búlgaro se incorporaban tierras pobladas predominantemente de búlgaros. Sin embargo, pocos meses después de concertado aquel tratado, el Congreso de Berlín de las Grandes Potencias, influenciado por los diferentes intereses de éstas, provocó la fragmentación de esas tierras en cinco porciones. Desde el Principado de Bulgaria - que comprendía el norte de Bulgaria y el distrito de Sofía -, y Rumelia Oriental - que abarcaba las tierras al sur de la Cordillera de los Balcanes - que funcionaba como región autónoma en el marco del imperio otomano, comenza la Unión de los búlgaros “bajo un común techo estatal”, como se solía decir a la sazón.

© Foto: Archivo
“El Congreso de Berlín”, por Antón von Werner, 1881


El historiador y académico Georgi Markov nos ofrecerá más detalles en su entrevista concedida a Radio Bulgaria.

¿Hasta qué punto la Reunificación estuvo preparada desde el punto de vista diplomático y también en el plano interior?

En aquella época el príncipe búlgaro Alejandro I Batemberg lógicamente era partidario de la unión pero quería verla pospuesta en el tiempo para su preparación por vía diplomática. En aquellos años Rusia, en la persona del emperador Alejandro III se oponía a la Reunificación. Hay en eso una paradoja y es que Rusia país que había sido perjudicado y lesionado por el Tratado de Berlín se erigía en defensora de aquel tratado y partidaria de la conservación del estatus quo territorial. Alemania, al frente con el canciller Bismark también se oponía a la Unión. El príncipe Alejandro I por su parte temía que la Reunificación provocara complicaciones y que el Imperio otomano se aprovecharía para estacionar tropas en Rumelia Oriental. Sin embargo, el movimiento unionista , por medio de los comités “Unidad”, el comité revolucionario central clandestino presidido por el revolucionario, político y escritor Zajari Stoyanov y las tropas búlgaras en Rumelia Oriental respaldaban la Reunificación y decidieron no aplazar más ese sagrado acto.


¿Cuál es el puesto de Zajari Stoyanov en los preparativos para la Reunificación?

© Foto: Archivo

La directiva del Comité Revolucionario Central Secreto Búlgaro. La segunda figura de izquierda a derecha es Zahari Stoyanov.
Él era encarnación del nexo entre el movimiento de liberación nacional antes y después de la Liberación. Había acumulado experiencia revolucionaria en estructurar redes de comités ya en la época de Vasil Levski, organizador e ideólogo de las luchas emancipadoras. Zajari Stoyanov e Iván Andonov , otro correligionario de Levski desplegaron una intensa actividad de crear comités locales y armar a destacamentos de voluntarios en apoyo a los militares profesionales. La fuerza de la Reunificación reside en el hecho de que, por un lado, todos los partidos políticos en el Principado de Bulgaria indistintamente de su carácter rusófilo o austrófilo eran partidarios de la Unión, y, por otro lado, en la propia Rumelia Oriental primaba la unánime opinión de que los búlgaros no debían seguir divididos por la Cordillera de los Balcanes y que tenían que reunificarse y colocar a las Grandes Potencias ante un hecho consumado. Y así sucedió. Desde luego, existía cierto riesgo pero entonces en el verano de 1885 las cosas cambiaron. Mientras Rusia seguía oponiéndose a una posible Unión, Gran Bretaña-que en el congreso de Berlín estaba en contra de una Bulgaria integral-ya apoyaba la Reunificación. Luego fue igualmente Gran Bretaña el país que disuadió al Imperio Otomano de una intervención armada en Rumelia Oriental.


© Foto: muzeini-relikvi.net
“La recepción del Príncipe Alejandro I en Plovdiv, el 9 de septiembre de 1885”, por Pietro Montani.


En una de las declaraciones de la Reunificación se señalaba que ésta debería hacerse “de la manera más noble”, o sea en forma incruenta y civilizada. ¿Habrá sido ésta una de las causas para su éxito?

Sí, en efecto el príncipe Alejandro I hizo público un manifiesto sobre la Unión en el cual se decía expresamente que el nuevo poder búlgaro en la ya ex Rumelia Oriental respetaría los derechos de todos, tanto de la mayoría búlgara como los de turcos, armenios, judíos, griegos. Por esto no hubo una resistencia de la población no búlgara a la Reunificación. Además, no se ofreció motivo a los vecinos países balcánicos para una intervención directa. Posteriormente, sin embargo, el rey serbio Milan se manifestó a favor de una especie de “equilibrio balcánico” y Serbia agredió a Bulgaria. Pero el resto de países, incluido el Imperio Otomano-el más perjudicado por la Reunificación- no ve motivo para intervenir en Rumelia Oriental.

¿Hasta qué punto el triunfo de las armas búlgaras en la guerra serbo-búlgara ha aportado al reconocimiento de la Bulgaria reunificada?

Aquel triunfo resultó decisivo porque el rey Milan agredió a Bulgaria en aras del estatus quo y del “equilibrio” balcánicos y tenía para ello mandato de una parte de las Grandes Potencias. Si el ejército serbio hubiera entrado en Sofía hubiese sido totalmente posible la restauración del estatus quo territorial. Pero en aquel entonces, según llegaron a escribir los periódicos de Europa Occidental ”el joven ejército búlgaro obró un milagro en la batalla de Slivnitsa”.La victoria sobre las tropas serbias en realidad consolidó la Reunificación. Las Grandes Potencias ya vislumbraron, en el corazón de los Balcanes, la aparición de un Estado fuerte-el Estado búlgaro-que, según llegó a decir Bismark, ya iba a tener su papel en la solución del Problema Oriental.

© Foto: Archivo
“Los serbios rezan por la paz”, una tarjeta postal de 1885.


¿Cuáles han sido los beneficios políticos y económicos de la Reunificación para el Estado búlgaro?
 
A raíz de la unificación del principado de Bulgaria con Rumelia Oriental se sentaron condiciones más favorable s para el desarrollo industrial de Bulgaria. Es cierto que Austria-Hungría conservó su propiedad sobre los Ferrocarriles Orientales en el sur de Bulgaria hasta el año 1908 pero se propiciaron condiciones para laceración de empresas industriales y una red ferroviaria búlgaras. En lo político Bulgaria ya tenía su peso. A pesar de seguir el país como vasallo del sultán hasta 1908, año en que fue proclamada la Independencia, Bulgaria ya era un factor soberano en el Sureste de Europa, el cual era tomado en consideración tanto por los países vecinos como por las Grandes Potencias.

Versión en español: Mijail Mijailov

Más de la sección

Radio Nacional de Bulgaria se asienta sobre una base sólida que difícilmente puede ser destruida

La historia de Radio Nacional de Bulgaria aún no ha sido explorada por completo y sigue sorprendiendo 85 años después de la fundación de este ente. Prueba de ello son los nuevos hechos y circunstancias del pasado de la institución..

Publicado el 13/02/20 15:15

El Ejército de Trabajo y la salvación de los judíos búlgaros

En las puertas de entrada de algunos de los campos de exterminio nazis solía aparecer la cínica frase “Arbeit macht frei”, “El trabajo te hace libre”. Hay que decir, sin ironía alguna pero con las lágrimas de un realismo muy amargo, que..

Publicado el 27/01/20 13:32

La Fortaleza de Petrich: un nuevo atractivo turístico

Inexpugnable y desconocida incluso para los arqueólogos, la fortaleza romana de Petrich está a punto de convertirse en un nuevo atractivo turístico. Se ubica a sólo 20 minutos en coche de la ciudad de Varna, en la costa norte búlgara del mar Negro . Se..

Publicado el 20/01/20 16:59