Radio Nacional de Bulgaria © 2020 Todos los derechos reservados

Teodosiy Spasov sobre la música en la Antártida

“Soñaba secretamente con ir allí y tocar a los pingüinos”

Foto: Prof. Hristo Pimpirev

Teodosiy Spasov, mundialmente conocido intérprete de kaval, es el primer solista que ha tocado en todos los continentes. Actualmente forma parte de la 28 expedición antártica búlgara junto al guitarrista Hristiyan Tsviatkov. 

Inspirados en la belleza única y la bella naturaleza del Continente Helado, los dos músicos crearon 10 nuevas composiciones, entre ellas “Danza con pingüinos”, “El perro cojo”, “La bahía de los lobos”, “Puedo esperarte eternamente”, “Los tigres de Drake”, “Sed de libertad” y “El que vive en las piedras” – Living in Stones, Livingstone es la isla donde se encuentra la base búlgara San Clemente de Ojrid.

El 8 de febrero en la renovada base española Juan Carlos I, la otra base en la isla de Livingstone además de la búlgara, tuvo lugar el concierto en la Antártida, primero en su género. El público de científicos búlgaros y españoles gozó de improvisaciones del flamenco español y la ronda típica búlgara, joró. Teodosiy Spasov y Hristiyan Tsviatkov son el primer dúo musical en tocar en el Continente helado y los primeros músicos que han compuesto y grabado su música allí. Pocos días después, los dos ofrecieron un concierto ante el público en las aguas antárticas, a bordo del buque de investigación oceanográfica Hespérides que navega en el estrecho de Bransfield.

A finales de enero, antes de partir para el Continente helado Teodosiy Spasov señaló: 

Fue como un milagro. Soñaba secretamente con ir allí y tocar a los pingüinos, tal vez a ellos les guste más que a las personas. Nadie sabe. Es probable que no les agrade y comiencen a correr hacia el mar para salvarse. Un día me llamó el catedrático Hristo Pimpirev, el director de las expediciones búlgaras, allí y me dijo: “Teodosiy, te invito a una expedición, ¿puedes venir? Así, mi sueño se hizo realidad e inmediatamente dije “sí”. Invité a Hristiyan Tsviatkov, un guitarrista con quien tocamos juntos con frecuencia.

Las impresiones, las sensaciones y las ideas que Teodisiy y Hristiyan acumularon durante el largo viaje de Bulgaria a la Antártida y de regreso, así como en Chile, en las aguas heladas del estrecho Drake y durante la estancia en la isla de Livingstone, ya adquieren su expresión musical.

En medio de pingüinos y focas, los dos músicos tocan y los animales no se asustan y escuchan con gran atención. Las composiciones se graban con una grabadora de audio y en palabras de Teodosiy el sonido es tan bueno como si estuviera grabado en el Primer estudio de Radio Nacional de Bulgaria.

Nuestra intención es hacer un álbum integrado por música, fotografías y vídeo. Un equipo grabará el proceso de crear la música. Tal vez grabaremos una película de unos 30 minutos. Para mí la fotografía es un hobby y tomaré fotos de las cosas que me han impresionado allí.

En mayo de 1996 Teodosiy Spasov participó en una expedición de 50 días en el Himalaya y grabó el concierto organizado a la mayor altura del mundo, que tuvo lugar en la altiplanicie de Kalapatar (a 5350 metros sobre el nivel del mar) justo enfrente del pico de Everest. Este concierto entró en el Libro Guiness de los Récords y fue lanzado como un álbum en Bulgaria.

Estas expediciones son viajes hacia nosotros mismos, dice el músico refiriéndose al Himalaya y a la Antártida. Durante las largas horas de recorridos uno está solo con sus pensamientos. Siguiendo la fila de los que viajan por “los pasos de los miles de pies” como se llamaba el sendero desde Lukla hasta Kalapatar y hasta el campamento de base, uno tiene tiempo de pensar, no sé si se debe al bajo nivel de oxígeno o a otra cosa. El peligro era que la nostalgia fuera aumentando con cada paso que diera. Y de veras, después del concierto lo primero que se me ocurrió era correr cuesta abajo y regresar a Bulgaria.

Teodisiy Spasov espera que en la Antártida no sienta una nostalgia tan fuerte ya que no estará en la patria solo un mes. En lo que se refiere a la originalidad de su trabajo artístico, señala:

El grupo Metálica tocó con los auriculares puestos para no estorbar a quienes viven ahí. En realidad esta es la primera vez en que se compone música allí. Vangelis tiene un álbum “Antártica” del año 1983 que no fue grabado allí, sino que está dedicado al continente helado. Tocaremos las cosas que nos vengan como ideas durante el viaje. Todo esto debe “cuajar” allí y convertirse en música. 

Versión en español de Hristina Taseva

Fotos: prof. Hristo Pimpirev

Más de la sección

El proyecto Strange Suite, una mezcla entre sonido balcánico y swing

Ateshhan Yuseinov recibió su educación musical en la Escuela Nacional de Artes de la ciudad de Pleven, en el centro norte de Bulgaria. Muy entregado a la guitarra, con el tiempo se dio a conocer como integrante de la formación de fusión Zone C...

Publicado el 17/02/20 14:32

El camino hacia ti, nuevo álbum de la cantante pop Sofía

Sofía Georgieva, conocida simplemente como Sofía, encontró su lugar en el escenario búlgaro de música pop hace más de 15 años. La canción que le sirvió de trampolín fue “Talismán Azul”, una composición que hasta hoy en día es marca reservada de..

Publicado el 09/02/20 09:05

Vladimir Kíradzhiev: Bulgaria me dio una formación profesional excelente, en Viena me perfeccioné como músico

Vladimir Kíradzhiev (o Kiradjiev, según la transcripción en inglés del nombre) es egresado de la Academia Nacional de Música de Sofía por la que se graduó en las especialidades de Composición y Dirección de Orquesta y Coral en la década..

Publicado el 08/02/20 08:25